Últimas noticias


BOLETÍN MINISTRI DEI Nª 113
1.UN TESORO INAPRECIABLE (La Eucaristía) 2.LA ESPERANZA MESIÁNICA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO. La Mediación descendente: Reyes, Profetas y Sacerdotes. LEER MAS EN BOLETINES MINISTRI DEI.




LA TÚNICA DE JESÚS QUE IBA CRECIENDO CON ÉL
La historia de la milagrosa túnica de Jesús que iba creciendo con Él, se la hizo su Madre, la Santísima Virgen María cuando el niño tenía 12 años. LEER EN MISCELÁNEA




VIACRUCIS TRADICIONAL DE S. ALFONSO Mª DE LIGORIO
Viacrucis tradicional cuyo autor es el insigne santo y doctor de la Iglesia, San Alfonso María de Ligorio. LEER MAS EN MISCELÁNEA





Carta del Santo Padre Benedicto XVI a los Obispos y que acompaña la Carta Apostólica “Motu Proprio Data”

CIUDAD DEL VATICANO, 7 JUL 2007 (VIS).- Carta de Benedicto XVI a los obispos de todo el mundo sobre el Motu Proprio Summorum Pontificum:

Queridos Hermanos en el Episcopado: Con gran confianza y esperanza pongo en vuestras manos de Pastores el texto de una nueva Carta Apostólica "Motu Proprio data" sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma efectuada en 1970. El documento es fruto de largas reflexiones, múltiples consultas y de oración. Noticias y juicios hechos sin información suficiente han creado no poca confusión. Se han dado reacciones muy divergentes, que van desde una aceptación con alegría a una oposición dura, a un proyecto cuyo contenido en realidad no se conocía.

Descargue la Carta completa

MOTU PROPRIO "SUMMORUM PONTIFICUM"

Benedictus PP. XVI CIUDAD DEL VATICANO, 7 JUL 2007 (VIS).- Carta Apostólica "Motu Proprio data", "Summorum Pontificum" de Benedicto XVI, sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma de 1970. El texto original está escrito en latín.

Los sumos pontífices hasta nuestros días se preocuparon constantemente porque la Iglesia de Cristo ofreciese a la Divina Majestad un culto digno de "alabanza y gloria de Su nombre" y "del bien de toda su Santa Iglesia". "Desde tiempo inmemorable, como también para el futuro, es necesario mantener el principio según el cual, "cada Iglesia particular debe concordar con la Iglesia universal, no solo en cuanto a la doctrina de la fe y a los signos sacramentales, sino también respecto a los usos universalmente aceptados de la ininterrumpida tradición apostólica, que deben observarse no solo para evitar errores, sino también para transmitir la integridad de la fe, para que la ley de la oración de la Iglesia corresponda a su ley de fe".

Descargue el documento al completo